Q & A – ELECCIONES EN ALEMANIA 2017

Este 24 de septiembre, los alemanes acudirán a las urnas para confirmar, o rechazar, la reelección de la canciller Angela Merkel (63), líder de la Unión Cristiano Demócrata (CDU) que gobierna el país desde 2005, y desde 2013 en la Gran Coalición formada con el Partido Social Demócrata (SPD) del que será su rival, Martin Shulz. A continuación, un resumen para entender todo lo que se pone en juego en estos comicios.

¿POR QUÉ SE VOTA EN ALEMANIA ESTE 24 DE SEPTIEMBRE?

Los ciudadanos alemanes deben elegir para un nuevo período legislativo de cuatro años el 19° Bundestag (Parlamento Federal), que elegirá un nuevo gobierno para la república.

¿QUIÉN VOTA?

Unos 61,5 millones de alemanes fueron convocados a las urnas, 400 mil votantes empadronados menos que en las últimas elecciones, de 2013.

El voto NO es obligatorio. En 2013 la participación alcanzó el 71,3 por ciento, aunque había sido de 91,1 por ciento en 1978 y de 82,2 por ciento en 1998.

¿CÓMO SE ELIGE?

En el sistema electoral alemán, dividido en 299 distritos de los 16 estados, los votantes tienen dos variantes que ejercen marcando una simple cruz en una boleta única:

1. Elegir a un candidato determinado en el “erststimme”, o primer voto. El candidato más votado se asegura una banca. A diferencia del sistema británico, eso permite que un candidato independiente acceda al Parlamento por un distrito (250 mil votantes).

2. El segundo voto, o “zweitstimme”, se dedica a los partidos políticos, que ganan sus escaños en un sistema de reparto proporcional que asigna los diputados. El elector puede elegir a un candidato en el “primer voto” y votar por otro partido en el segundo.

¿CÓMO SE ELIGE AL CANCILLER?

Los diputados del Parlamento votan por el candidato a canciller (jefe de gobierno) que sugiere el jefe del Estado alemán, el presidente de la República, presumiendo a priori que podrá obtener la mayoría absoluta necesaria. En 2005, Merkel se convirtió en la primera mujer en gobernar Alemania.

¿CUÁL ES EL PANORAMA ACTUAL?

Alemania ha sido gobernada desde 2013, durante esta última legislatura, por una Gran Coalición formada por la Unión Cristiano Demócrata (CDU) de la canciller Angela Merkel -en sociedad con los primos cristiano demócratas del CSU de Bavaria- y la otra gran fuerza histórica de la posguerra, el Partido Social Demócrata (SPD), que aportó varios ministros.

¿QUÉ ES LO QUE PREVÉN LAS ENCUESTAS?

Los últimos sondeos otorgan la victoria (38%) a la coalición centroderechista de la actual canciller Angela Merkel, que gobierna desde 2004 y que conforman su partido, la Unión Demócrata Cristiana (CDU), y la Unión Social Cristiana (CSU) de Baviera.

Las encuestas sitúan en un lejano segundo puesto (24%) al Partido Social Demócrata (SPD) del candidato a canciller y actual presidente del Parlamento Europeo, Martin Shulz.

Detrás figuran los liberales del FDP (9%), La Izquierda (8%), la ultraderecha reunida en la AfD (Alternativa para Alemania) con 8-10% según los sondeos, y los Verdes (7%).

¿QUÉ PUEDE CAMBIAR?

De confirmarse las encuestas, una alternativa de gobierno sería la continuidad de la Gran Coalición entre la CDU/CSU y el SPD.

Pero dependiendo de los resultados, los Verdes y los Liberales (FDP) podrían intentar formar nuevo gobierno con el SPD y dejar al partido de Merkel afuera.

Además, si se confirman los sondeos y supera el piso del 5% de votos, la AfD puede convertirse en esta elección, en el primer partido ultraderechista que accede al Parlamento desde la Segunda Guerra Mundial provocada por los nazis de Adolf Hitler.

Lo mismo puede ocurrir con el partido Freie Demokraten (FDP), una agrupación de liberales clásicos muy antigua, fundada en la posguerra, en 1948, siempre minoritaria y que se encuadra en la Internacional Liberal.

PLATAFORMAS

CDU/CSU: La actual canciller Angela Merkel, de 62 años, gran favorita a la reelección para un cuarto mandato, propone la continuidad de su política económica y social, con aumentos de subsidios por hijos y la regulación del ingreso de refugiados de otros países.

SPD: los socialdemódratas de Schulz se enfocan en lo social, con guarderías gratuitas para todas las familias, voto a partir de los 16 años, igualar el salario de hombres y mujeres por ley, aunque también sumar policías y cámaras de seguridad en lugares públicos.

La Izquierda: con diferencias en la coalición sobre si conformar una alianza con el SPD, propone un piso de ingresos libre de impuestos, congelar los alquileres, subir el salario mínimo y reducir el gasto militar.

FDP: los liberales, ex aliados de Merkel, liderados por el Christian Lindner (38), centraron su campaña a través de las redes sociales dirigida a jóvenes, con promesas de reducción de impuestos, inversión en seguridad y justicia, pero también en educación.

LOS VERDES: con un ala más conservadora y otra más progresista que lidera un hijo de inmigrantes turcos (Cem Ödzemir), mantienen su agenda primordialmente ambientalista contra la producción de carbón, la obligación de registro exclusivo de autos eléctricos desde 2030, además de protección de refugiados y de familias pobres con más impuestos a ricos.

LA AfD: renovados por la figura de Alice Weidel (38), la Alternativa para Alemania mejoró sus posibilidades y quedó cerca de entrar en Bundestag, con su programa xenófobo durante la crisis de los refugiados de 2016, que propone cerrar las fronteras, paralizar la reagrupación familiar y deportar a los extranjeros con antecedentes criminales.

POLÍTICA EXTERIOR

UE: los principales partidos del actual Parlamento, menos el de Merkel, quieren darle mayores poderes al Europarlamento, como contrapeso del sistema de poder comunitario. Merkel descarta en lo inmediato el apoyo a una reforma institucional de la UE.

UE 2: el SPD, los Verdes y los Liberales están a favor de una Europa “a dos velocidades” para avanzar en la integración según las posibilidades de cada país, especialmente en asuntos económicos. La CDU de Merkel cree que lo importante ahora es fortalecer el antiguo eje franco-alemán frente a los cambios en Estados Unidos y el mundo.

UE3: la CDU y el SPD respaldan la idea del nuevo presidente francés, Emmanuele Macron, de darle a la UE su propio presupuesto, un ministro de Finanzas y hasta un FMI comunitario pero los Liberales se oponen.

Inmigración: el SPD, los Verdes y los Liberales apoyan el sistema de cuotas para distribuir los refugiados que llegan a Europa en los países de la UE, pero el partido de Merkel evitó dar su apoyo explícito a esa solución a la crisis.

Fronteras: la CDU, el SPD y los Liberales propone fortalecer la agencia que custodia las fronteras alemanas, pero los Verdes temen que eso afecte el derecho de los ciudadanos y La Izquierda, directamente, propone abolir la repartición.

OTAN: ante el reclamo del nuevo presidente estadounidense, Donald J. Trump, de que los europeos aumenten su parte de la financiación de la OTAN, la CDU de Merkel y los Liberales apoyan un incremento del presupuesto de defensa alemán hasta el 2% del PIB.

RUSIA: Los dos partidos de la Gran Coalición, más los Verdes, apoyan el mantenimiento de las sanciones impuestas a Moscú por la anexión ilegal de Crimea en 2014, en el conflicto con Ucrania. La Izquierda propone poner fin a las sanciones y los Liberales, directamente, reconocer la anexión.

 

Leave a Reply